Calefacción colectiva: lo que necesitas saber

ampoule

Uno de los sistemas de calefacción más habituales, pero no tan populares, es la calefacción colectiva. Esta es un tipo de método compartido que lleva el mismo objetivo, el de trasmitir calor a varios inmuebles desde la fuente de generación, que es la caldera. En España, de acuerdo al sitio web Remica se estima que un 10% de los hogares dispone de un sistema de calefacción colectiva frente a un 25% que cuenta con calefacción individual.

Es de los sistemas más seguros de calefacción debido a sus características específicas que serán mencionadas a detalle más adelante y es un tema relevante en los últimos tiempos porque era muy solicitado, pero ha ido experimentado diversos cambios en todo su funcionamiento, por lo que es importante que conozcas a detalle la información.

Calefacción colectiva, calefacción individual, calefacción central, ventajas Ca

Tipos de calefacción

Si deseas más información sobre electricidad o gas, factura de calefacción colectiva, calefacción colectiva 2019, calefacción colectiva o individual, calefacción colectiva de gas, fecha de inicio calefacción colectiva, evoluciones de calefacción colectiva, calefacción a gas, visita nuestro portal

Calefacción colectiva

Calefacción colectiva, mejor conocida como calefacción central, es aquella que lleva el suministro de calor a diversas viviendas o establecimientos que están situadas en un mismo edificio o comunidad. Según el RITE, una calefacción centralizada es aquella en las que la producción de calor es única para todo el edificio, realizándose su distribución desde la central generadora.

Son utilizadas porque generan menos gastos en cuanto al consumo, pues al ser grandes cantidades de suministros del recurso gaseoso, las empresas se encargaban de otorgar planes y promociones para las personas que hagan uso de la conexión.

Con esta se busca que todos los habitantes utilicen la misma fuente de calor y el gasto sea repartido entre los vecinos para que la deuda sea equitativa frente al consumo. Por lo general la caldera está ubicada en un sitio alejado de todas las viviendas, como el sótano o un salón apartado del edificio y de allí es que se transporta el contenido a las diferentes ubicaciones.

Una sola persona es la que se encarga de su manipulación, es decir la enciende y la apaga cuando sea pertinente pero no es algo que se pueda hacer desde la propia vivienda de la persona. Por ello es necesario que se establezca un consenso y se tomen decisiones en conjunto para que el momento de encenderla sea aprovechable para todos.

Calefacción individual

De allí surge la necesidad de la calefacción individual, donde no se está dependiendo de terceros para acceder a este servicio. La mayoría de los españoles poseen sistemas de este tipo por la comodidad e independencia que ofrecen frente a la calefacción colectiva.

El usuario es capaz de trazar su plan de acuerdo a la cantidad de energía que vayas a consumir. Es importante destacar que al no estar asociada a una más grande se paga lo que se utiliza por lo que se incrementa más el ahorro de este suministro

Electricidad o gas

Ahora bien, es importante que conozcas los dos tipos de generación de recursos de la calefacción colectiva, la electricidad y el gas. Ambos representan las alternativas del mercado, pero solo uno es el mejor para este tipo de servicios.

Por un lado, tenemos la electricidad, que no requieren grandes y complejas instalaciones por lo que se considera de fácil implementación y es uno de los sistemas más seguros. Se le puede realizar poco mantenimiento y es necesaria una revisión una vez por año. Este es un sistema individual y debe considerarse que la luz, frente al gas, es una de las opciones más caras del mercado.

El gas por su parte es un poco más complicado su instalación ya que convergen diversos elementos como la conexión. Se considera uno de los modelos de calefacción segura. Este es un recurso sumamente económico ya que las tarifas tienen un coste menor. Debido al gran ahorro que genera se puede hacer un uso más seguido del recurso y una de sus principales características es su respeto con el medio ambiente.

¿Cuál es mejor?

De acuerdo a las diversas opiniones, es mucho mejor utilizar el gas que la electricidad. Esta última es uno de los recursos más caros debido a su energía, lo que no sucede con la opción contraria, que es relativamente accesible con los bajos precios que produce. También es una sustancia amigable con el medio ambiente.

La electricidad se puede usar para sitios más reducidos, pero el gas debe utilizarse para espacios más grandes y así garantizar el óptimo funcionamiento de este servicio. Por ello se recomienda, dependiendo de las características de la instalación, usar la que más le convenga al consumidor.

Pero en el caso de la calefacción colectiva es necesario utilizar el gas natural como la principal fuente productora para que este funcione y pueda distribuir suministro a lo largo de los establecimientos o casas que se encuentren en el lugar.

Evoluciones de la calefacción colectiva

Gracias a los diversos cambios que se han experimentado en el tiempo se encontró una solución para seguir utilizando la calefacción colectiva, pero de una forma más democrática. El pasado año 2018 el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital emitió un real decreto donde expresaba que todas las conexiones deberían tener contadores digitales para medir el consumo de cada consumidor, obligando así a la comunidad de hacerse responsable de su gasto.

Esto debería estar listo para inicios del año 2019 con la finalidad de fomentar la eficiencia energética y el ahorro en cada uno de los inmuebles de todo el territorio español para seguir la línea de objetivos trazada por la Unión Europea sobre el cuidado del medio ambiente. Así que si todavía no te han instalado el tuyo espéralo porque pronto llegará.

Ventajas

Con la calefacción colectiva el gasto de se ve reflejado en la factura con un 40 o 50% de uso de las facturas ya que las compañías establecían tarifas fijas donde mientras tú consumes el servicio que desees, pagabas la misma cantidad y no ahorrabas energía. Por ello los contadores surgieron como la principal alternativa para que cada quien pague lo consumidor lo que llevaba a un ahorro energético.

Como se puede observar la calefacción colectiva puede otorgar numerosos beneficios, los cuales han ido cambiando a través del tiempo hasta legar a las alternativas que se impusieron el pasado año.

En este artículo encontrarás más información sobre calefacción central o individual.