Calefacción a gas

ampoule

La calefacción a gas es la más común de las formas de mantener abrigado un ambiente, al menos en España. Las alternativas son muchas y sobre todo ahora que todo es buscarlas precisamente. Pero todavía la calefacción a gas reina en un mundo de novedades tecnológicas. A continuación, vamos a explicar algunos aspectos que quizá no conozcas sobre este tema.

calefacción a gas, consumo calefacción gas, electricidad o gas

¿Cómo funciona la calefacción a gas?

Es más sencillo de lo que pueda parecer, pero muy diferente a los primeros sistemas que utilizaron gas. La tecnología avanza, pero el fundamento es el mismo. Agua que se calienta en un depósito con caldera y pasa por tuberías que dan calor al ambiente por donde pasan. El principio físico en la calefacción a gas licuado es de transmisión de calor o intercambio calórico. Para dar de alta el gas natural con Endesa o con cualquier otra comercializadora puedes ponerte en contacto con ellos.

Equipos básicos

En la calefacción a gas convencional siempre encontraras tres cosas, una caldera, un depósito de agua y un disipador. Este último es el sistema de intercambio térmico y puede ser extendido con focalizado. El primero se refiere a tuberías que atraviesan un espacio determinado como en el suelo radiante. El otro es el del clásico radiador de difusión que puede venir muchos materiales y presentaciones. Le han efectuado tantas modificaciones y adaptaciones que se ha convertido en un elemento de decoración por derecho propio.

calefacción a gas, consumo calefacción gas, electricidad o gas

Fuentes de energía para la calefacción a gas

Por supuesto que será el gas natural, pero existen diversas formas de hacerlo llegar al sistema de calefacción. Incluso existen varios tipos de gas que pueden aprovecharse, sobre todo cuando se trata de espacios concretos en áreas de difícil acceso. Veamos algunos.

Suministro convencional

Es el que se origina en las redes de distribución local manejadas por comercializadoras de energía. Lo denominaremos gas natural y el mismo se usa también en otros ambientes sobre todo del hogar. Su utilidad va a cocinas y agua caliente además de la calefacción. Un punto interesante es que, en estos sistemas integrales, la calefacción se lleva el 45% de la factura.

Suministro portátil

A falta de un mejor nombre, es el que tenemos en función de medios como botellas o depósitos de gas. En este contexto entra la calefacción a gas propano o la calefacción de gas butano. Pensaras que no existen mayores diferencias, pero sí que existen. Estamos hablando de inmuebles en los que resulta difícil acceder a la red. Por ello, en muchos casos se trata de viviendas rurales o alejadas. Esto implica tener una referencia especial del ambiente en relación con la temperatura.

Pues bien, la calefacción de gas butano es menos eficiente en áreas de temperaturas muy bajas. Esto se debe a que su punto de congelación es de 0º C, muy alto. Por el contrario, la calefacción de gas propano se ubica en -44º C, en extremo baja. Como ves, tienes que tomar en cuenta ese factor, sobre todo en el caso de la calefacción de gas para casas rurales. De hecho, la calefacción industrial a gas, es fundamentalmente con gas propano, precisamente por este detalle.

Puedes saber más sobre el precio, el consumo y el mantenimiento de los radiadores de gas.

Tipos de instalación

Una de las cosas a tomar en consideración es precisamente el tipo de calefacción a gas que diseñamos. Existen muchas presentaciones y posibilidades, que se describen en algunos sitios web especializados. Aquí podrás encontrar información al respecto, sobre todo cuando decidas hacer cambios.

Calefacción individual a gas natural

Se trata de pequeñas unidades de calefacción que se utilizan para inmuebles concretos e individuales. Es la ideal, la más común y se refiere a equipos de conexión interna con calderas y tuberías aisladas. En la calefacción a gas para interiores, tiene un referente esencial, sobre todo por el avance en diseño. Los módulos y la estética son importantes para crear y decorar ambientes.

Calefacción central a gas natural

Se refiere a equipos multifamiliares en los que la caldera genera calor para varias viviendas. Se trata de una tendencia sobre todo para el ahorro de consumos de energía con equipos de acometidas individuales. Sin embargo, la fuente de calor y la caldera son comunes. Disminuye mucho los costos y existen servicios especializados. Las empresas de suministro son las primeras interesadas en su instalación.

Calefacción central a gas con individualización de consumo

Es una modalidad de la anterior pero con un sistema de medidores que garantizan que cada quien pague lo que consume. El mantenimiento sigue corriendo por cuenta de la comunidad así como las reparaciones y aspectos administrativos. Es un modelo de gestión eficiente porque responsabiliza a cada quien por su actuación energética.

Valoración de la calefacción a gas en contra de la calefacción eléctrica

Este es un punto de sumo interés sobre todo por la producción de equipos eléctricos y la competencia en el mercado. Veamos cómo se comportan ambos renglones en cuanto a precios y servicio.

Calefacción a gas versus eléctrica

La calefacción a gas tiene una ventaja fundamental basada en la experiencia ganada a través de los años de existir. Asimismo, la fuente es mucho más económica pero limitada. Es decir, el avance en energías alternativas se dirige fundamentalmente a la generación eléctrica. Por el contrario, el gas natural en algún momento desaparecerá. Otro punto a favor de la eléctrica es su versatilidad en mecanismo y diseño. Se facilitan aspectos como los materiales de elaboración de equipos.

Existen de hecho en aluminio, hierro, acero, cerámica, es decir, son adaptables estéticamente. Su movilidad también es un factor. Las opiniones en calefacción a gas natural siguen siendo favorable, pero el tiempo dirá. En cuanto a los precios de la calefacción de gas natural, representan una ventaja, pero no es sostenible en el tiempo. Otro factor es que se piensa en otras alternativas como la calefacción por aire a gas para competir. Debemos darle tiempo para concretar cambios y valorar realmente nuevas tecnologías.

Que la calefacción a gas sigue reinando en este rubro es indiscutible pero existe competencia y muy buena. La eficacia comprobada solo se puede retar en función de nuevas aplicaciones tecnológicas y ese parece ser el camino.

Te recomendamos ver el siguiente vídeo en el que te explican cómo ahorrar en el consumo de calefacción a gas: